tursimo_malaga

En junio, la llegada de turistas creció un 10,5% y en julio aumentó en 5,5 puntos.

El salvavidas del turismo andaluz este verano tiene un marcado acento extranjero. A falta de los datos oficiales del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio sobre el mes de agosto, pero considerando las estadísticas registradas el pasado año en este periodo, y que todos apuntan a que se habrán superado, la inyección económica de estos visitantes internacionales rondará los 3.000 millones de euros en tres meses, desde junio hasta agosto, en los destinos andaluces.

La cifra supone un incremento de un 5%, es decir, 140.000 millones más que en el mismo periodo del pasado año, a tenor de la Encuesta del Gasto Turístico (Egatur), que publica cada mes el Gobierno central. Este dato puede incrementarse dado que todas las fuentes apuntan a que este agosto ha sido mejor que el pasado y en este informe se recoge el dato de 2010 respecto al mes precedente.

 

Viajeros

El incremento en el volumen de ingresos que han dejado los viajeros está en gran parte determinado por el fuerte aumento de llegadas de visitantes extranjeros. Hoteleros y restauradores coinciden en que el turista sigue haciendo muchas cuentas a la hora de gastar. «No vienen con la misma alegría que antes de la crisis, pero sí que desembolsan una cantidad mayor que en los últimos dos años», apuntó el presidente de la patronal hotelera, José Carlos Escribano. En los chiringuitos también han notado este aumento de las ventas en los meses de mayor actividad estival, julio y agosto. El responsable de la Asociación de Empresarios de Playas de la Costa, Manuel Villafaina, apuntó que la subida ha estado propiciada por el aumento de viajeros internacionales.

En este sentido, la estadística sobre el Movimiento Turístico en Fronteras (Frontur), que elabora cada mes el Ministerio, eleva a 1,7 millones los viajeros extranjeros que han llegado a Andalucía en junio y julio, que rozarán los tres millones contando con que este informe confirme un aumento de turistas en agosto, que el pasado año ya supuso la entrada de 1.043.756 visitantes. Un volumen que sólo repitiendo la cifra de agosto de 2010 supone un crecimiento del turismo extranjero en los destinos andaluces de casi un 5% de enero hasta el mes pasado.

La fuerza con que arrancó junio fue el mejor preludio. En dicho periodo la llegada de viajeros de fuera de España creció un 10,5%, hasta alcanzar los 806.347 visitantes, que dejaron en los destinos andaluces 865 millones de euros, es decir, casi doce puntos más que el pasado año en el mismo mes. Estas cifras ponían de manifiesto que la región pasaba página a un periodo de tendencia a la baja. Y es que en junio de 2010 la entrada de turistas cayó en un 0,2% y el desembolso creció a un ritmo del 1,7%.

Julio remarcó la recuperación con un incremento del 5,5% en viajeros extranjeros y en ingresos. Estos aumentos se produjeron sobre subidas en el mismo periodo del pasado año que se cifraron en casi tres puntos en llegadas y en más de cinco en el gasto.

Los siete primeros meses cerraban un saldo que, en el caso del gasto turístico, superaban las expectativas del sector: 4.727 millones, casi un 5% más que en 2010.

Esta escalada del turismo extranjero se ha dejado notar en los balances que están ofreciendo las principales compañías aéreas que operan en la Costa del Sol. Cabe recordar que esta terminal une en la actualidad, con vuelos directos, a Málaga con 121 destinos, de los que sólo 21 son rutas nacionales.

Los hoteles se han beneficiado este mayor trasiego. El último dato del Gobierno central elevaba la ocupación hotelera en agosto en el 86% en la Costa, lo que supone un aumento de un punto, según la encuesta de Ocupatur. En el caso de la capital, los establecimientos registraban un repunte de cinco puntos pasando de llenar el 79% de sus plazas en 2010 al 84% durante el mes pasado.

Unos indicadores en los que ha tenido que ver el flujo de turistas que, con las revueltas en países del Mediterráneo, han optado por la Costa, pero que también están basados en la recuperación del mercado inglés, el mejor cliente para la industria turística andaluza. La vuelta de los británicos se había convertido en una asignatura pendiente desde hace un par de años y que se compensó con un dinamismo del mercado nacional que se echa en falta.

 

VIA Diario Sur