Famadesa invierte cuatro millones de euros en la ampliación de sus cámaras frigoríficas y de congelación ante el aumento de sus exportaciones, que significan ya casi el 40% de la producción del principal matadero de porcino de Andalucía.

La cada vez mayor exportación de sus productos a la práctica totalidad de países de Europa Occidental, así como a China, Japón, Corea, Rusia y Sudáfrica, ha obligado a la ampliación y mejora de las instalaciones de la fábrica central, ubicada en Campanillas. «La crisis nos obliga a reinventarnos cada día», afirma el propietario de Famadesa Federico Beltrán, quien agrega que «la calidad de la agroalimentación española nos permite salir al extranjero y competir con bastante ventaja.

Mantener esa calidad está en la clave para un sector que está sufriendo una crisis a la que aún no le vemos salida, desgraciadamente. Famadesa tiene certificaciones de calidad de gran importancia y trascendencia como la BRC y la IFS».


El sexto de España

Famadesa se ha consolidado como el sexto matadero de porcino de España, y su facturación en el último quinquenio ha mantenido un aumento de entre un 8 y un 10% anual en «los cinco años más nefastos de la historia económica española», como señala Beltrán, quien define estos datos como «el resultado de un esfuerzo de superación permanente y de trabajar 24 horas de cada día de los 365 días de cada año, porque los milagros pueden existir, pero no se repiten».

Para el conocido empresario malagueño, «la crisis ha frenado en seco un desarrollo económico que quizás era desmesurado, lo que ocurre es que ya se prolonga mucho tiempo. Ante la situación actual hay que invertir en tecnología y desarrollo, superar viejos prejuicios y adaptarnos a un mercado que, curiosamente, en tiempos de carencias se vuelve aún más exigente».

Beltrán señala que «nadie puede discutir que la crisis afecta a todo el tejido empresarial y social de España, pero también existe cierta atonía, hay como una cierta resignación en algunos agentes sociales y, por qué no decirlo, también un excesivo afán recaudatorio por parte de las distintas administraciones. No se puede recaudar lo mismo hoy que hace cinco años porque la producción no es la misma, pero eso no parecen entenderlo».

El proyecto de futuro de Famadesa pasa por ampliar su campo de exportación, «para lo que hemos creado un equipo muy profesional y competitivo que analiza todos los mercados y nos facilita las claves para el desarrollo posterior, porque si difícil es meter la cabeza en algún sitio, mucho más está en mantenerse», agrega Federico Beltrán.


Via Diario Sur