La Costa del Sol suma y sigue con estadísticas que avalan su fortaleza. Al tirón de llegadas internacionales en agosto, que constataba la semana pasada el informe del Gobierno Central, se unió ayer el del Instituto Nacional de Estadística sobre Coyuntura Turística Hotelera, que confirmó que la provincia malagueña se desmarca de la caída global, nacional y andaluza, de viajeros y estancias durante el mes de mayor actividad del año. Este estudio, de referencia para las estadísticas del sector, señala que los hoteles de la Costa del Sol han recibido un 4,6% más de viajeros, hasta registrar a 559.112. Estos turistas han generado un negocio de 2.293.265 pernoctaciones, lo que supone, un 1,05% más. Lo que se mantiene es la ocupación media, que se cifra en un 76,6% debido a que la planta hotelera ha crecido en este último año en 466 plazas, según este mismo informe.

Esta evolución al alza contrasta con la que experimenta el conjunto del país en agosto, mes en el que los turistas extranjeros volvieron a sostener el negocio de los hoteles españoles. Estos clientes internacionales evitaron una mayor caída en el número de pernoctaciones en este tipo de establecimientos, que fue del 2,1%. La Costa rompe también con la tendencia del negocio turístico andaluz, que el mes pasado sufrió una bajada del 1,8% en pernoctaciones, con 5.957.464 estancias, y eso que los precios descendieron un 2,7%, según los datos difundidos del Instituto Nacional de Estadística.


Liderazgo

Pese a ello, Andalucía es la tercera comunidad por número de pernoctaciones en el pasado mes, solo superada por Baleares y Cataluña, con 10,7 y ocho millones. Además, la región sigue siendo la comunidad con mayor número de estancias de los viajeros residentes en España, aunque en el mes de agosto estas cayeron un 6,9%, hasta 3.658.932 pernoctaciones.

La Costa del Sol es el núcleo de la industria andaluza, además de colocarse entre las zonas turísticas de España con mayor volumen de estancias durante el mes pasado. De hecho, más de la mitad de las pernoctaciones de turistas extranjeros en Andalucía, un 52%, se concentran en los hoteles malagueños y el 38% de las estancias totales se localizan en los establecimientos hoteleros de Málaga.

En estas instalaciones se dejó notar el enfriamiento de la demanda nacional al recibir a 3.700 viajeros españoles menos, que fueron compensados con la llegada de 28.808 extranjeros más, que generaron casi 106.000 estancias más que en agosto de 2011.

Dentro de la provincia, destaca Torremolinos, que concentra casi la mitad del global de pernoctaciones que se registraron en el conjunto de la provincia, con 598.039 noches de hotel reservadas por parte de los 116.135 viajeros que optaron por esta forma de alojamiento. Esta localidad crece en estancias, pero reduce levemente el volumen de turistas.

Otro dato clave de la solidez de la oferta hotelera de la Costa del Sol se centra en que la ocupación media de los establecimientos malagueños se situó diez puntos por encima de la andaluza. Mientras los hoteles de la Costa llenaron el 76,6% de sus plazas, los del conjunto de la región se quedaron en un 66,2%.

La estadística solo muestra un indicador con evolución negativa en el mes de mayor actividad del año. Se trata del personal empleados por los establecimientos turísticos, que prestaron sus servicios con 14.705 trabajadores, cuando en agosto del pasado año se superaron los 15.000.


VIA Diario Sur