Cuando se anunciaron las nominaciones a los Oscar el pasado 10 de enero una película dio la sorpresa. Se trata de ‘El lado bueno de las cosas’, una comedia dramática distribuida por los influyentes hermanos Weinstein. Nada menos que a ocho candidaturas, incluyendo mejor película y director, aspira la cinta de David O. Russell, cineasta que adquirió la categoría de oscarizable con su anterior título, ‘The Fighter’. Un realizador caracterizado por cambiar de género –lo mismo firma ‘Tres reyes’ que ‘Extrañas coincidencias’– y conocido por sus polémicos rodajes. Aún así nunca ha tenido dificultades para contar con repartos de excepción. Es el caso de su nuevo estreno, en el que los cuatro protagonistas podrían llevarse la preciada estatuilla. Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Robert De Niro y Jackie Weaver (‘Animal Kingdom’) defienden esta adaptación de una novela superventas de Matthew Quick. La trama se centra en Pat (Cooper), un sujeto que ingresó en una institución mental tras agredir al amante de su mujer. Al salir vuelve con lo puesto a casa de sus padres (De Niro y Weaver) y adopta una actitud más positiva. Todo se complica cuando conoce a una chica con mala fama (Lawrence), que tiene sus propios problemas. Un filme de mensaje optimista, necesario en los tiempos que corren, avalado por su buena acogida en certámenes como el Festival de Toronto.