Con la crisis como telón de fondo, miles de hogares tienen que hacer auténticos malabares para conseguir llegar a fin de mes sin caer en los temidos números rojos. No existen fórmulas mágicas, pero sí pequeños aliados tecnológicos al alcance de la mano…(o de una aplicación móvil para ser exactos) que permiten exprimir el gasto y sisar céntimos a las maltrechas economías domésticas. Y es que en la era de los smartphones, los consumidores lo tienen más fácil que nunca para saber, por ejemplo, donde venden la leche más barata, en qué estación de servicio tienen la gasolinera a precios más bajos o con qué compañía volar sin maltratar el bolsillo.

Basta con descargarse una de las muchas aplicaciones que existen en el mercado para racionalizar el presupuesto y recortar el desembolso. Una buena forma de hacerlo, por ejemplo, es a través de programas de gestión de las cuentas domésticas que contribuyen a llevar un buen control de la economía del hogar. Son similares a las que existen para los ordenadores, pero con una gran ventaja: al poderse utilizar desde el teléfono móvil son mucho más efectivas, ya que ayudan a registrar los gastos, fijos y variables o de los ingresos en el mismo momento en el que se producen reduciendo el riesgo de que se olvide el anotarlos. Además, estas aplicaciones (disponibles tanto para Android como para iOS 6) son más intuitivas y gráficas. Entre ellas destaca Mi presupuesto. Este programa permite anotar cada gasto o cada cobro de manera simple y ayuda al usuario a que aprenda de las entradas y salidas periódicas de dinero, para así determinar cuáles son los puntos débiles de su estrategia económica. Como funciones interesantes, ofrece un calendario para anotar los gastos diarios y ver cuáles son las jornadas críticas, así como gráficos de periodos determinados, resúmenes, estadísticas descargables, etc. Disponible solo para Android pago previo de 1,99 euros.

Money. Es muy similar a Mi presupuesto, pero para los dispositivos de Apple, es decir, iPhone e iPad. Su ventaja es que se sincroniza entre todos los aparatos del usuario, de modo que si se tiene la aplicación instalada en la tableta y el ordenador, desde cualquiera de ellos se puede introducir un gasto o un ingreso y se reflejará en el móvil. Su precio es de 4,49 euros.

PocketMoney. Para Android e iOS y con funciones parecidas a las anteriores sirve esta aplicación que vale 4,49 euros.

Hace años, para saber qué supermercado vendía algún producto más barato había que arrastrar el carrito por varios establecimientos. Las aplicaciones simplifican este peregrinaje ayudando a los consumidores a encontrar los mejores precios con solo un clic. Al respecto, resulta de gran utilidad la app Supertruper. 100% española, el programa está alcanzando gran notoriedad entre quienes quieren saber a pie de tienda si hay algún competidor que ofrezca mejores tarifas. Para ello, utiliza la cámara del móvil para leer el código de barras del producto, enviar la señal a la «nube» y buscar en ella lo que ofrecen otros vendedores. El resultado se envía a la pantalla del terminal para ayudar al usuario a tomar la decisión de compra. Supertruper se actualiza cada día con los importes de las principales cadenas de distribución. Está disponible tanto para Android como para iOS.

Igual de útiles son, en distintos ámbitos, Kayak. (muy recomendable para comparar precios de vuelos) y Hoteles Hot. Esta última aplicación de reserva de hoteles en el último minuto puede ser muy rentable para viajes precipitados, como los desplazamientos por trabajo. Sus creadores aseguran que se puede conseguir un descuento de hasta el 70%, si se reserva antes de las tres de la madrugada anterior a la ocupación.

La gasolina, con sus continuas alzas de precios, se ha convertido en un artículo de lujo para las familias. De ahí la importancia de aplicaciones, como Gasolineras baratas, que revelan dónde repostar de forma más económica. Esta app permite saber qué gasolinera de la ruta prevista tiene los distintos tipos de combustible al mejor precio. La aplicación ordena los establecimientos por diversos parámetros, como proximidad a la posición del usuario, importe del carburante, servicios adicionales, etc. Y si es fundamental tener herramientas para sisar céntimos al coger la manguera, igual de importante son aplicaciones como Waze que ofrecen la ruta más idónea en tiempo real cuando se marca el destino y el punto de partida. Para ello se basa en la información sobre el tráfico, el clima y el estado de las carreteras que obtiene de Internet. También se pueden introducir alertas de tráfico que se envian a otros conductores que se encuentren cerca del usuario. De esta forma, da rutas alternativas para ahorrar tiempo y así gastar menos combustible. Está disponible tanto para iOS como para Android.

Una tercera alternativa para reducir el gasto en combustible es compartir coche, tarea que también facilitan las nuevas aplicaciones como Amovens y CarPooling. Para iPhone y Android, respectivamente, ponen en contacto a los viajeros que cubren una misma ruta. Muy útil.


FUENTE| Diario Sur