El año 2012 fue agridulce para Postres Montero, aunque terminó dejando buen sabor de boca. La industria repostera malagueña, que desde 2007 pertenece al murciano Grupo Reina, consiguió aumentar un 25% su producción durante el pasado ejercicio, alcanzando las 5.000 toneladas. Vendió más postres, aunque eso sí, a costa de moderar los precios, por lo que su facturación acabó bajando ligeramente, quedando situada en 12,5 millones de euros. Para el gerente de Montero, Juan Carlos López Rueda, el balance del ejercicio 2012 es «satisfactorio», puesto que pese a ser un año «muy difícil» la compañía consiguió incrementar la producción, mejorar su productividad y mantener el empleo sin mermar «ni un ápice» la calidad de sus populares productos.

Si 2012 estuvo marcado por la aplicación de medidas encaminadas a incrementar la eficiencia, este año la industria afincada en el Parque Tecnológico se plantea ambiciosos objetivos. El primero de ellos es conseguir que sus natillas, yogures, tartas de chocolate y demás especialidades reposteras crucen las fronteras españolas y empiecen a venderse en países de Europa occidental. «Todo apunta a que 2013 será nuestro año de comenzar a exportar. Estamos ultimando contactos y trámites con distribuidores y cadenas comerciales», revela López Rueda, que identifica los mercados francés, alemán y británico como prioritarios en esta primera fase de su plan de internacionalización.

«Lo difícil es entrar en estos nuevos mercados y que nos conozcan, pero pensamos que una vez que prueben nuestros productos tenemos el éxito asegurado», expresa el gerente de Montero. En este sentido, los diferentes sellos de calidad que atesora la firma (ISO 9001 y 14000, BRC e IFS) son un buen aliado en este camino.


Nuevos productos

El otro objetivo de Postres Montero para este año es lanzar nuevos productos. Para ello, retomará la investigación y desarrollo (I+D) y tendrá muy en cuenta las preferencias de los nuevos mercados donde pretende adentrarse. Actualmente, la compañía cuenta ya con una variada gama de productos: natillas de diferentes sabores, tartas de chocolate con galletas, arroz con leche, yogures, cuajadas, flanes, tocino de cielo, leche merengada y cremas de chocolate forman parte de su catálogo, que se presenta en envases tradicionales de vidrio y cerámica, así como en formatos grandes especiales para hostelería.

La compañía mantiene sus dos canales de comercialización: gran consumo y ‘horeca’. Este último segmento representa los inicios de la empresa, cuando la familia Montero empezó hace más de treinta años a vender postres caseros a restaurantes de El Palo. Ahora la hostelería «no atraviesa un buen momento», según reconoce López Rueda, pero la compañía mantiene su apuesta distintiva por este sector. No obstante, la mayor parte de sus ventas se realizan ya en super e hipermercados.

Postres Montero es una de las tres compañías que forman el Grupo Reina. Las otras dos son Postres Reina, sita en Caravaca de la cruz (Murcia), y la portuguesa Docereina, filial del grupo en la ciudad de Pombal.


FUENTE | Diario Sur