«En 1980 las economías emergentes representaban el 30% del PIB global. Hoy superan el 50% y explican el 75% del crecimiento global», escribía ayer en su cuenta de Twitter Germán Ríos, director de Asuntos Estratégicos para Europa de la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco de Desarrollo de América Latina. CAF presentó en Sevilla la línea de crédito que ha puesto en marcha la institución con el ICO, con una bolsa de 300 millones de dólares, para incentivar a las pymes españolas a que acudan a hacer negocios en el continente.

El acto, que organizó el director de la Oficina de Planificación Estratégica del Ayuntamiento, Rafael Salgueiro, contó con el director para Europa de CAF, Guillermo Fernández de Soto, y el director de relaciones institucionales de Abengoa, empresa que trabaja con CAF en América Latina. Numerosos empresarios acudieron a esta primera cita, que se repetirá en otras provincias.

Ríos explicó que es la primera vez que un banco de desarrollo latinoamericano realiza esta operación en España. CAF negocia ahora un fondo de capital riesgo con la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo).

De los 300 millones de dólares, 200 se destinan a créditos directos a las empresas y los 100 restantes a avales y garantías, «que es tan importante o más que los préstamos, porque muchas empresas españolas logran en contratos allí pero luego no consiguen un banco que les dé el aval, bien porque los bancos españoles no tienen calificación de riesgo o porque no son conocidos en la región», indicó Germán Ríos.

Los sectores más interesantes en estos momentos son el agroalimentario y las energías renovables, aunque la estrategia del CAF va más allá: «Pensamos que dado el enorme potencial tecnológico, de talento, de recursos humanos como tiene Andalucía y España, hay un nicho de transferencia que nos interesa explorar». CAF trabaja en una triple vía: contactos con autoridades políticas, locales y regionales, con empresarios privados e instituciones, cámaras de comercio, y con universidades. Ríos explica que están en vías de firmar un convenio con la de Sevilla, tienen ya con Alcalá de Henares y conectarán éstas con «una red de aliados académicos que ya tenemos en Europa y América Latina», donde están Harvard, Oxford o París. «Es un programa muy importante para nosotros, porque es una manera pragmática de concretarla transferencia, intercambiar experiencias, académicos, traer estudiantes, etc».

El banco intenta «potenciar oportunidades en una región que crece de forma muy interesante y que ha aprendido mucho de haber pasado por muchas crisis». Desde esta experiencia, Ríos es optimista: «Siempre hay luz al final del túnel. España saldrá y lo hará fortalecida».


VIA | Diario Sur