Panamá rechaza las propuestas del consorcio y amenaza con contratar a otra constructora.

La Autoridad del Canal cree que una oferta razonable no debe superar los 208 millones de euros

La Autoridad del Canal de Panamá a rechazado la propuesta financiera del consorcio a cargo de la ampliación de la vía interoceánica, que implican hasta 1.000 millones de dólares, por estar «fuera del contrato», y afirmó que la suya, que prevé un desembolso conjunto de hasta 283 millones de dólares (208 millones de euros), «es la oferta razonable». El total de 283 millones deberá usarse para pagar a subcontratistas y proveedores, y solo se hará efectivo si el GUPC retira la intención de suspender las obras a partir del próximo día 20 y si cumple con otros compromisos contractuales.

Aunque el administrador de esa autoridad, Jorge Quijano, volvió a expresar que espera que el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que lidera la española Sacyr, sea «juicioso» en sus decisiones y complete la obra, también recalcó ante diputados del Parlamento panameño que no tendrá «ningún reparo» en asumir lo que queda del proyecto «con algún otro contratista».

La ampliación de la vía tiene un avance total del 72%, mientras que la construcción de las nuevas esclusas, a cargo de GUPC, del 65%, según la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

La ACP y el GUPC intentan acordar una salida amigable al conflicto que amenaza la ampliación, originada después de que el consorcio anunciara que paralizará las obras el próximo día 20 porque no se le reconocen sobrecostes de 1.600 millones de dólares (1.200 millones de euros).

En este momento lo que vale es lo que nosotros hemos puesto en la mesa y nos mantenemos en esa posición», declaró el administrador de la ACP, Jorge Quijano, en una comparecencia ante diputados de una comisión permanente del Parlamento, de mayoría oficialista.

Quijano fue interrogado sobre una propuesta hecha pública el martes por el GUPC, que entre otras cuestiones plantea que la ACP le otorgue un nuevo adelanto de capital, esta vez de 400 millones de dólares, y otra difundida este miércoles por Impregilo, que involucra desembolsos de entre 500 y 1.000 millones de dólares.

«Lo que se plantea en ambas propuestas, nos vuelven a llevar fuera del contrato, y eso no va a suceder», respondió Quijano a los periodistas tras salir del salón donde respondió a los diputados.

El GUPC está integrado por Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA.

 

Ana Pastor: <<La imagen de las empresas españolas sigue impoluta>>

Las palabras de la ministra de fomento no pueden venir en peor momento dado a las nuevas acusaciones de otro país, Chile, donde este denuncia a una constructora española de haber construido un puente al revés, estas acusaciones no pueden venir en peor momento con el capitulo del Canal de Panamá todavía sin concluir.

Mientras tanto, la marca España, se ve afectada por este conflicto y de manera esperada hace que la empresa española Sacyr, caiga en bolsa, un día tras otro.

 

Otra pregunta que muchos lectores nos hacemos es ¿Deberá el Gobierno español afrontar algún pago?

En el año 2009 la aseguradora publica CESCE avaló parte de la fianza (160 millones) otorgada por el consorcio para participar en el concurso. Las autoridades panameñas han amenazado con ejecutar dicha fianza si Grupo Unidos por el Canal suspende las obras.