El Gobierno sondea a Zurich, QBE y WR Berkley para vender Cesce

 

El proceso de privatización del 50,25% de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce), que está en manos del Estado, aún tiene un largo camino por delante. Pero ya existen candidatas muy interesadas en hacerse con esa participación, valorada entre 160 millones y 200 millones de euros.

 

Entre otras, se encuentra la aseguradora suiza Zurich, la estadounidense W.R. Berkley y la australiana QBE. La agencia Reuters señalaba precisamente ayer, citando a fuentes del sector financiero, que otras firmas interesadas podrían ser Mapfre, Mutua Madrileña o la francesa Coface.

La operación está siendo asesorada por PwC y Pérez Llorca. El Gobierno ha mantenido conversaciones con las tres primeras empresas para hacerse con la mitad del principal organismo encargado de asegurar las operaciones en el extranjero garantizadas por el Estado.

La ley que permitirá la privatización se está tramitando en el Congreso, y prevé la creación de un agente que funcionará como “figura autorizada” para gestionar la cobertura de riesgos para los que el mercado no ofrece aseguración, como los riesgos comerciales a largo plazo, los desastres naturales o los de causas políticas, como expropiaciones, guerras o golpes de Estado, entre otros. Dicha “figura autorizada” representará al Estado en la cobertura de determinados riesgos para la internacionalización de empresas españolas.

El proyecto de ley indica que, con el objetivo de garantizar cierta estabilidad jurídica, será la propia Cesce la que gestionará la cuenta del Estado durante los primeros siete años (prorrogables a diez) desde la entrada en vigor de la privatización. No obstante, el grupo parlamentario del PP ha trabajado en una enmienda para situar ese plazo intermedio en ocho años, informan fuentes gubernamentales.

El Gobierno se ha preocupado por blindar la futura gestión de la cuenta del Estado de compañías encargadas de la cobertura de riesgos a cuenta de otros Estados, ya que eso supondría, según el Ejecutivo, un conflicto de interés en el diseño de la política comercial española. Ese conflicto podría surgir si, por ejemplo, en un escenario hipotético la aseguradora francesa Coface (encargada de cubrir los riesgos del Estado francés) se hiciese con la cobertura española. Si un país extranjero celebrase un importante concurso público de infraestructuras al que se presentaran empresas españolas y francesas, Coface tendría un papel totalmente decisivo según su respaldo.

Este principio trae problemas a la aseguradora española Mapfre. ¿El motivo? Mapfre creó este año una joint venture al 50% con la aseguradora alemana Euler Hermes para sus negocios del seguro del crédito en España, Argentina, Chile, Colombia y México. Y Euler Hermes es la encargada de cubrir los riesgos a cuenta del Estado alemán. Ni Zurich, ni QBE ni W.R. Berkley gestionan ese tipo de cuenta en ningún país, por lo que, en principio, su compra de la parte pública de Cesce no plantea este dilema.

El proyecto de ley también deja claro que la empresa que gestiona la cuenta del Estado deberá implantar una “separación estricta” entre esta actividad y la que desarrolle en el seguro de crédito privado. Cada año, los Presupuestos Generales del Estado fijan una cantidad para los riesgos por cuenta del Estado (desde 2010 son 9.000 millones anuales), pero la ley aún debe indicar qué comisión cobrará la “figura autorizada” por gestionar esos riesgos estatales. El agente podrá titulizar esos derechos de cobro.

Esto no es mas que el principio, este capitulo dará que hablar en las proximas semanas.

Noticia recogida de El Diario la Expansion.