La aseguradora Zurich rechaza el plan b de Panamá para las obras del Canal

La firma no garantiza su aval si la ACP rompe con Sacyr y sus socios

La firma CH2MHill contacta con empleados del consorcio por si asume las obras

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Sacyr y la aseguradora Zurich retoman hoy las negociaciones para encontrar una solución que permita concluir las obras de ampliación del canal de Panamá. Zurich lanzó una propuesta la semana pasada que fue inicialmente bien recibida, pero que no ha terminado de concretarse.

El canal de Panamá intentó que la firma CH2MHill, que actúa como consultora y asesora de la ACP, asumiese la obra. De hecho, fuentes cercanas al conflicto indican que CH2MHill ha establecido contactos y entrevistas con empleados de GUPC para tratar de reclutar personal por si asume las obras.

La oposición de Zurich, sin embargo, ha frenado ese plan b. La aseguradora no solo se niega a desembolsar la fianza de cumplimiento de 400 millones de dólares (cerca de 300 millones de euros) sino que además ha dado a entender que ante una ruptura unilateral de la ACP con el consorcio no estaría dispuesta a garantizar con sus avales la terminación de la obra. Con ello, la ACP no solo perdería el importe del aval sino que además pasaría a ejecutar las obras sin garantía alguna.

Zurich ya explicó a principios de enero a la ACP que consideraba improductivo enzarzarse en una batalla legal y abogaba por un pacto. Sin un acuerdo, el Canal se arriesga a un retraso de tres a cinco años.

Aval para la construcción

Para hoy y mañana están previstas nuevas reuniones. Las partes se han dado por ahora hasta el sábado para negociar.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro italiano, Enrico Letta, defendieron ayer en Roma una solución “justa y equitativa” del conflicto.

Por su parte, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, atribuye el conflicto por las obras de ampliación del Canal a la situación financiera de Sacyr e Impregilo. “Esto pasa cuando uno se alía con dos que no tienen plata.

Martinelli dice ser optimista sobre el futuro de la ampliación. “No tenga ninguna duda, las obras van a seguir adelante sí o sí”, apunta.

Lo que sí es cierto, es que este conflicto, solo ha propiciado el retraso de la construcción y el cruce de las acusaciones entre los bandos.

No obstante a este conflicto le quedan muchos capítulos para que se resuelva. Esperemos que lleguen pronto a un acuerdo y así dejar de dañar la imagen de las constructoras españolas en el mundo.