La última oportunidad? Capítulo XI

Panamá dice ahora que retomará las obras en 15 días si no logra pactar con Sacyr

La cancelación de las obras en el Canal de Panamá por la falta de liquidez ha crispado aún más las relaciones entre las autoridades y el consorcio de empresas Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que lidera la española Sacyr. Aunque ambas partes continúan remitiéndose propuestas para llegar a un acuerdo para financiar los 1.200 millones de euros aflorados en sobrecostes, el bando panameño trabaja ya en un plan para acabar por su cuenta el 30% que resta al proyecto de ampliación de la infraestructura.

«La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) contempla la retoma de las obras dentro de un máximo de 15 días», asegura a Efe una fuente que participó en la negociación por parte de esa entidad con el consorcio empresarial. Las empresas, buscan todavía un acuerdo después de comunicar el pasado viernes la paralización de los trabajos por la falta de fondos.

La resolución del conflicto?

Esta semana se antoja decisiva en la resolución del conflicto. Cada una de las partes ha remitido a su interlocutor una propuesta final para salvar la crisis financiera de la infraestructura. La oferta de las empresas pasa por financiar a partes iguales los sobrecostes. Ambas partes aportarían 73 millones de euros de liquidez, mientras que las empresas convertirían los 295 millones del aval del seguro en préstamo y la Autoridad del Canal aprobaría una moratoria de la devolución de los 580 millones de euros anticipados al consorcio hasta que se pronuncie el arbitraje internacional.

Por su parte, la ACP contempla ahora que la devolución de los anticipos se haga de forma gradual siempre y cuando eviten retrasos en la ejecución de las obras.

A falta de un acuerdo, las autoridades del Canal ya han puesto en marcha el proceso para rescindir el contrato y asegurarse el aval de 295 millones de euros depositado a través de Zurich Internacional.

Aval para la construcción

La misma fuente asegura que el único plan que la ACP contempla, además de que el GUPC cumpla con el contrato, es asumir por su cuenta las obras. De esta forma se aleja la empresa estadounidense Bechtel, que se ha ofrecido a terminar la ampliación del canal pero la respuesta fue negativa y tajante, al extremo de que se le advirtió que no serían recibidos nuevamente.

Paralelamente el Gobierno de EEUU instó el viernes a llegar a una «rápida resolución». El país presidido por Barack Obama es el mayor usuario del Canal de Panamá. Estados Unidos cedió en su totalidad la administración del Canal a Panamá en 1999 con una cláusula en la que se arrogaba el derecho a intervenir en caso de que el funcionamiento de la vía fuera amenazado o estuviera en peligro.