Cuando ocurre un accidente de trabajo el empresario asume una responsabilidad de tipo laboral y objetivo que se concreta en unas prestaciones que cubre el seguro obligatorio de accidentes de trabajo. Además el empleado perjudicado o sus derechohabientes pueden reclamar al empresario la indemnización de los daños sufridos en relación a su responsabilidad por culpa, si medio esta en el accidente.

Base Legal

Se recoge en el artículo 127.3 de la Ley General de la Seguridad Social:

“3. Cuando la prestación haya tenido como origen supuestos de hecho que impliquen responsabilidad criminal o civil de alguna persona, incluido el empresario, la prestación será hecha efectiva, cumplidas las demás condiciones, por la entidad gestora, servicio común o Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales, en su caso, sin perjuicio de aquellas responsabilidades. En estos casos, el trabajador o sus derechohabientes podrán exigir las indemnizaciones procedentes de los presuntos responsables criminal o civilmente.

Con independencia de las acciones que ejerciten los trabajadores o sus causahabientes, el Instituto Nacional de la Salud y, en su caso, las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, tendrán derecho a reclamar al tercero responsable o, en su caso, al subrogado legal o contractualmente en sus obligaciones, el coste de las prestaciones sanitarias que hubiesen satisfecho. Igual derecho asistirá, en su caso, al empresario que colabore en la gestión de la asistencia sanitaria, conforme a lo previsto en la presente Ley.

Para ejercitar el derecho al resarcimiento a que refiere el párrafo anterior, la Entidad gestora que en el mismo se señala y, en su caso, las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales o empresarios, tendrán plena facultad para personarse directamente en el procedimiento penal o civil seguido para hacer efectiva la indemnización, así como para promoverlo directamente, considerándose como terceros perjudicados al efecto del artículo 104 del Código Penal. 

Hay que tener en cuenta que la responsabilidad es exigible al empresario tanto por hechos propios como por hechos de sus dependientes, que ejerzan funciones de mando deben velar por el cumplimiento de todas las normas de seguridad e higiene en el trabajo«.

El riesgo

El determinante del riesgo es la actividad de la propia empresa junto con su nivel de seguridad. Por este motivo existe una gran variedad en su valoración. Determinados trabajos de construcción, minería, montaje, etc. Presentan riesgos mas agravados que otras actividades empresariales.

Ores y Bryan

LA PREVENCIÓN Y LIMITACIÓN DEL RIESGO

La limitación se debe plantear desde el punto de vista de la prevención, el estudio técnico de las medidas para prevenir riesgos detectados en una empresa es fundamental. En la mayoría de los casos muchas veces solo tenemos en cuenta nuestros propios daños sin modificar el enfoque de seguridad incluyendo a los terceros que pueden resultar dañados.

EL SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL GENERAL DE LA EMPRESA

Este tipo de seguro ofrece protección contra las consecuencias económicas de una reclamación por responsabilidad civil por un daño causado a un tercero en el ejercicio de la actividad de la empresa. La protección consta de tres elementos:

  • Indemnizaciones: el pago de estas recaerían legalmente en el empresario asegurado.
  • Gastos de defensa: los gastos de defensa, judicial o extrajudicial, frente a la reclamación.
  • Fianzas judiciales: exigidas para garantizar la responsabilidad civil y las exigidas para obtener, en su caso, la libertad provisional.

Los elementos necesarios para que sea efectiva la cobertura de seguro otorgada son los siguientes:

Actividad empresarial: en el caso del seguro de responsabilidad civil general de la empresa, la actividad asegurada suele ser la ejercida por la empresa excepto en algunas facetas:

  • Circulación de vehículos, aviones y buques.
  • Riesgos nucleares.
  • Modificaciones importantes de riesgos tales como realización de obras de importancia.

Daño accidental: La protección del seguro actúa cuando se producen daños físicos a terceras personas o cosas

  • Daños materiales: deterioro, destrucción o avería de una cosa.
  • Daños personales: lesión, enfermedad o muerte.

La cobertura obliga a indemnizar tantos los daños físicos así como los perjuicios meramente económicos que sean consecuencia directa de tales daños como perdidas de beneficio o de disfrute de un bien.

Como en la mayoría de los seguros es necesario se de un elemento de aleatoriedad. Debe ser ajeno a la voluntad del asegurado, involuntario así como imprevisto.

Tercero: todas las personas distintas a familiares, directivos y empleados.

Respecto los límites del seguro se encuentran varios aspectos:

  • Cuantía: es la suma asegurada para cada siniestro por cada anualidad de seguro.
  • Geográficos: esta cobertura puede limitarse a actividades, daños y reclamaciones en territorio nacional o extenderse.
  • Temporales: la cobertura es de aplicación a un periodo de tiempo.
  • Exclusiones: podemos encontrar dos clases de limitaciones:

Garantías opcionales: que figuran excluidas, salvo pacto expreso, en la responsabilidad civil General:Fuego

  • Patronal
  • Productos
  • Contaminación
  • Incendio y explosión, transporte de mercancías, subsidiaria de vehículos.

Exclusiones generales por responsabilidades derivadas de:

  • Daños no accidentales: intencionados o previstos por el asegurado.
  • Incumplimientos contractuales y pactos o promesas que vayan más allá de la responsabilidad legal del asegurado.
  • Daños a bienes ajenos que están en poder, custodia, cuidado o control del asegurado o son objeto de su actividad, como bienes alquilados, en depósito, confinados para su transporte, etc.

Los aseguradores consideran que la forma correcta para asegurar estos bienes es a través de un seguro de daños (incendios, montaje, transporte, etc.)

El precio o prima depende de varios factores:

  • Su historial de siniestros.
  • Coberturas contratadas.
  • Actividad de la empresa.
  • Sumas aseguradas y franquicias estipuladas.
  • Características del riesgo de la empresa

Como norma general se fija una tasa %0 sobre la facturación total, también se puede establecer una prima inicial regularizable al final de cada anualidad conforme a la tasa fijada. Suele tener el carácter de prima mínima.