La licitación de obra pública en Córdoba supera los 46 millones, en el 2013.

La Diputación de Córdoba ha destinado, desde junio del 2013 a mayo del 2014, más de 46,2 millones de euros a licitación de obra pública en la provincia, situándose así en «máximos históricos» en este ámbito, con lo que ello implica en generación de empleo, mejora de infraestructuras y promoción de la actividad económica en toda la provincia de Córdoba.CORDOBA

A infraestructuras básicas de competencia municipal se ha dedicado el 14% del total, es decir, 6,3 millones de euros; a actuaciones sociales más de 4,5 millones de euros, lo que significa el 10%; al sector de medio ambiente y a eficacia energética se han destinado más de 2,5 millones de euros, lo que implica el 8% del total, y al ámbito deportivo se ha dedicado el 2%, con 1,4 millones de euros.

Andrés Lorite, portavoz del gobierno del PP en la Diputación, resaltó que la institución provincial es la Diputación «más inversora de toda Andalucía», ya que ha destinado el 22 por ciento de sus presupuestos generales del 2014 a obra pública.

La obra pública en Málaga cae en 2014.

Si a la provincia de Córdoba no le están marchando mal las cosas en el 2014, ni le fueron en el 2013, a Málaga le ocurre lo contrario.

Las inversiones en infraestructuras en Málaga siguen cayendo en este inicio de 2014. El primer trimestre del año se ha cerrado con apenas 27 millones de euros en obras sacadas a concurso entre los tres niveles administrativos (Estado, Junta de Andalucía y ayuntamientos), con una caída de casi el 8% sobre el mismo periodo del año anterior y de hasta un 97% en relación a los máximos que se alcanzaron en 2007, según datos aportados por el vicepresidente de la Cámara de Comercio de Málaga, Juan Cobalea.

Lo que más molesta al representante cameral es que las cifras a la baja de la provincia contrastan con los incrementos que al inicio de 2014 presentan las medias inversoras en Andalucía y en España.

Según el representante de la Cámara, la inversión en Málaga sigue en 2014 en niveles «ridículos» que suponen un obstáculo para una posible recuperación del sector.

MALAGA