Más necesario que nunca disponer de un seguro de crédito en la internacionalización empresarial.

Hoy en día, la exportación se está convirtiendo en el motor económico de España, de hecho, en 2013, nuestro país se situó en el tercer lugar en el ránking de países que aumentaron su potencial exportador, únicamente por detrás de Reino Unido y el gigante asiático de China. Si las empresas se vuelcan hacia la internacionalización, es necesario que conozcan los riesgos a los que se enfrentan en las operaciones en diferentes países.  Con el seguro de crédito pues de ello puede depender el éxito o fracaso de un negocio.

El seguro de credito actúa como cortafuegos, es decir, para proteger el negocio del asegurado cuando aparecen en el contexto riesgos, tanto políticos como comerciales, que escapan de su control. Lo que permite es minimizar los riesgos ante las posibles incidencias en la actividad de una empresa. Estos riesgos son más complejos en las grandes operaciones de exportación, por ello se recomienda su contratación para este tipo de operaciones.exportar europa

Asimismo, en un momento en el que la morosidad no cesa de incrementarse, es más importante que nunca disponer de un seguro de credito que proteja contra el riesgo de insolvencia de los clientes. Pero hay más, no solo se ofrece cobertura sino también información, un valor muy preciado en el comercio internacional.

Existen tres tipos de riesgo.

El primero de ellos es el comercial, se trata, habitualmente, del riesgo de impago, que existe en ambos casos, exportación y comercio interno. En segundo lugar, existe el riesgo país, referido sobre todo a la estabilidad del mercado al que nos dirigimos. En este tipo de riesgo se incluyen las condiciones de la nación extranjera a la que se exporta tales como las normativas locales a cumplir, la seguridad jurídica, los posibles cambios de Gobierno, etc. En último lugar, existe el riesgo de cambio. Las monedas fluctúan y si los pagos se ejecutan en una moneda distinta al euro y su tipo de cambio baja o sube, esto afectará indudablemente a la venta realizada y a los beneficios derivados de la misma.

Estos tres tipos de riesgos son solo algunos de los que hacen que sea muy necesario disponer de un seguro de credito a la exportación. Además de las mencionadas coberturas de riesgo por impagos, estas aseguradoras elaboran análisis de solvencia para que los asegurados puedan confiar en sus clientes extranjeros y, en caso de solicitarlo, también sirven de garantía en el momento del pago con creditos documentarios.

La planificación y la prevención son, vitales para el éxito de la internacionalización empresarial.