Uno de cada diez seguros de vida contratados en España queda sin ser embolsados por el beneficiario de la póliza ante el desconocimiento de su existencia.

seguro de vidaEl desconocimiento es la principal causa por la que los beneficiarios de los seguros de vida no cobran la cantidades que le corresponde, y es que las aseguradoras no tienen la obligación legal de notificar a los adjudicatarios que los son.  En caso de no ser reclamado el cobro por parte de éstos, la cantidad asegurada revierte en la propia aseguradora.

Los beneficiarios pueden solicitar la cantidad que les corresponde en función de la póliza contratada hasta cinco años después del fallecimiento, momento en el cual vence el derecho a la reclamación.

¿Cómo conocer si se es beneficiario de un seguro de vida?

Es necesario acudir al Registro de Seguros de Cobertura de Fallecimiento y realizar una consulta. En el año 2015 se realizaron más de 400.000 consultas de este tipo, que permitieron conocer a más de 2.500 personas que era beneficiarios de un seguro de estas características. La consulta se puede realizar una vez hayan transcurrido 15 días desde el fallecimiento  en el citado registro (situado en Madrid) o a través de las web de Ministerio de Justicia.

Una vez realizada la consulta, en el caso de existir algún seguro de vida, se expide un certificado –en el que aparece el nombre del tomador de la póliza, los detalles de ésta, y la aseguradora con la que se contrató la misma– con el que se debe acudir a la aseguradora para realizar los trámites correspondientes.

La aseguradora no tendrá la obligación de informar a la persona que realice el trámite de quién es el beneficiario de la póliza en caso de ser alguien diferentes a quien está llevando a cabo las gestiones.

Si quiere saber más sobre cómo saber si se tenía una póliza de seguro de vida a su favor, no dude en leer esta noticia.