La rentabilidad bruta anual del sector inmobiliario residencial asciende al 8,3%, por encima de los depósitos bancarios, la bolsa o los bonos. La vivienda es la inversión más rentable del momento

inversión más rentableLa vivienda se muestra como la inversión más rentable del momento, por encima de cualquier otro producto, según ha informado en Banco de España: la rentabilidad del sector inmobiliario residencial se sitúa en el 8,3%, porcentaje resultante de la suma de la explotación de viviendas a través del alquiler (4,4%) y su revalorización en el mercado (3,9%).

Otras inversiones como el bono a 10 años o los depósitos bancarios apenas dan entre un 1,2% y un 0,3%, cifra que se desploma si hablamos de la Bolsa (Ibex 35): -24,2%.

Esta situación actual viene provocada por diversos factores, entre los que destaca que hoy en día el comprador de viviendas no lo hace con el fin de obtener rentabilidad a corto plazo, sino que, en caso de buscar rentabilidad, lo hace alquilando el inmueble; además el alquiler se ha normalizado en España, y el incremento del viviendas sometidas a este régimen aumenta cada año.

Una de las grandes ventajas que presenta la vivienda como inversión es que posee mucho menos riesgo que otras posibles apuestas como los mercados bursátiles y ofrece una rentabilidad muy superior a los productos de ahorro tradicionales. El hecho de que la crisis dejara los inmuebles a un precio muy bajo y que el coste de la financiación sea más asequible son factores que ayudan igualmente para optar por la vivienda como inversión.

¿Todas las viviendas son igual de rentables?

La respuesta es sencilla: no. La rentabilidad de las residencias vería en función de su ubicación y la tipología de vivienda, no es igual de rentable un piso de dos dormitorios en el centro de Jaén que una vivienda unifamiliar en una urbanización de lujo en Marbella, Málaga; incluso dentro de la misma provincia, o ciudad, varía por distritos.

La rentabilidad de un inmueble puede variar entre un 3 y un 5% respecto a la media en función de dónde se encuentre situada y el tamaño de la misma –son las más pequeñas las más rentables–, por lo que a la hora de dar el paso en una inversión como ésta es necesario conocer bien la zona y algunos datos como la rentabilidad en función de la superficie: las casas de menos de 70 metros cuadrados ofrecen una rentabilidad media del 6,2%, mientras que las de más de 250 metros dan un 3,5%. Este porcentaje se reduce a medida que sube la superficie: entre 70 y 100 metros, 5,2%; de 100 a 140, 4,4%; de 140 a 180, 4%; y de 180 a 250, 3,7%.