952 210 204 - 674 245 781 info@oresybryan.com

Los mercados están en constante evolución por eso en el año 2014 la Unión Europea cambió la directa del Mifid (Markets in Financial Instruments Directive) y se basó en un triunvirato, responsabilidad, conocimientos y productos.

Con esta revitalización de la directiva se incorporó una formación para profesionales que comercializan productos financieros. Se llevaron a cabo dos iniciativas, los empleados de banca han de tener título al igual que los vendedores de seguros. Esta normativa se aplicará en febrero de 2019.

Pero… ¿De qué están compuestos los exámenes? ¿Quiénes lo evaluarán?

  • Se trata de exámenes que valuarán los conocimientos de: legalidad, tramitación de reclamaciones, condiciones de pólizas, gestión de siniestros, análisis de las necesidades del cliente y del mercado de seguros.
  • Los evaluadores serán personas designadas por una autoridad competente a nivel nacional.

Toda esta nueva legislación acontece al ser algo necesario el establecimiento de un marco normativo que garanticen una serie de mínimos conocimientos en los mercados de banca y de seguros.

Según la UNESPA (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras)  la mayoría de estos conocimientos ya han sido adquiridos por parte de los profesionales del sector.

Esta nueva norma afectará a cualquier personal que comience su labor en la entidad aseguradora. En la normativa emitida por Mifid se publicarán todas las acciones que llevará a cabo la empresa para gestionar los conocimientos de sus empleados, tendrán una media de formación de 15 horas.

En la actualidad, el encargado de gestionar todo esto es la dirección de Economía, pero con una perspectiva más a largo plazo se creará una organización ajena en la que se establezcan los requisitos y principios que los cursos deben cumplir además de aptitudes financieras o aseguradoras.

Estas últimas pruebas (las de aptitud) serán realizadas por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, siendo esta última la encargada de emitir certificados por la consecución de las pruebas.