952 210 204 - 674 245 781 info@oresybryan.com

La ciberseguridad, entendida como la protección sobre archivos de información según los profesionales en seguridad de ISACA (Information Systems Audit and Control Association), se postula como una de las amenazas más vulnerables para empresas, quienes ponen en riesgo la mayor parte de su información procesada o almacenada a través de cualquier dispositivo.

En base a un estudio realizado por Kaspersky, el presupuesto medio que necesita una pequeña empresa para resolver un problema de seguridad alcanza los 33.700€, siendo de 490.000€ para las grandes empresas sin incluir los gastos indirectos que pueden ir desde los 7.000€ hasta los 61.000€.

En este contexto nos planteamos una serie de cuestiones:

¿Por qué deben concienciarse las empresas en materia de ciberseguridad?

El desarrollo experimentado por las tecnologías de la información (TICs) así como la transformación digital han fomentado que la seguridad de empresas sea un foco de atracción para los ciberataques, lo que supone un impacto no solo económico sino social y mediático en empresas y mercado.

A medida que se desarrollan avances en el mercado tecnológico, las empresas a fin de agilizar procedimientos para que éstos sean más eficaces y eficientes,  acuden a la digitalización y modernización de los mismos,  lo que supone que la mayor parte del capital informativo de las empresas se soporte a través de dispositivos, suponiendo ello una reducción del almacenamiento “en papel”.

En este sentido, la alteración de un documento digital, su difusión, robo o manipulación como consecuencia de la falta de seguridad o seguridad débil puede provocar en la entidad un impacto económico bastante considerable, dañando además su imagen frente a clientes actuales y potenciales.

Es por ello por lo que la formación en materia de ciberseguridad debe iniciarse en los directivos y responsables para que, dicha formación se vaya canalizando al resto de empleados a través de los denominados planes de concienciación.

Pese a que en muchos casos se asocie esta amenaza a grandes empresas por volumen de información y negocio, cabe destacar que, independientemente del tamaño de la misma o sector en el que operen, el conocimiento del riesgo al que se exponen debe estar presente en la totalidad de entidades.

¿Qué hay detrás de un ciberataque?

La era digital en la que nos encontramos ha provocado el auge de este tipo de ataques cibernéticos. Por ello cabe abordar el término de ciberdelito, habiéndose convertido en uno de los negocios más rentables de la era digital dada la cantidad de información digital que circula a diario a través de dispositivos tecnológicos.

Cabe destacar que el 95% de los ciberataques está motivado directamente por dinero y la información empresarial tiene un coste muy alto en el mercado. Se han dado varios casos de robo de información digital para venta a la competencia y disponer así de determinada ventaja competitiva.

El objetivo de estas prácticas no se centra solo en las grandes empresas sino que, todos aquellos que se encuadran en este tipo de negocios tienden a estudiar el entorno de grandes entidades para poder así atacar a proveedores, empresas colaboradoras o entidades relacionados que sean un tanto más débil.

¿Cuáles son los peligros reales para las empresas?

Son numerosas las técnicas de ataques dirigidos las que se han ido desarrollando a fin de poder desgranar informativamente a las empresas.

En base a ello, las empresas exponen gran cantidad de información confidencial de naturaleza corporativa, financiera, comercial, contable, organizativa, fiscal  o laboral.

Del mismo modo, el desarrollo de numerosas Redes Sociales enfocadas al mundo empresarial/laboral para un mayor acercamiento al mercado se ha configurado como un nuevo escenario en el que los ciberdelincuentes adquieren cada vez un papel más importante. Numerosas han sido las campañas de difusión de bulos en Internet a partir de las cuales se remiten mensajes de alarma o suplantando la identidad de organismos públicos para que, con un simple clickdel destinatario se pueda acceder al contenido vulnerable respecto del que hacíamos referencia.

En este entorno de amenaza se pone en énfasis la necesidad de las empresas de contar con un Partnerespecializado en la gestión de este tipo de riesgos, que se ofrezca la confianza y solidez necesaria para evitar/paliar este tipo de amenazas.

La adaptación a la realidad por parte de las empresas supone la necesidad de contar con una póliza de ciberseguridad a fin de poder afrontar las pérdidas económicas y reputacionales en caso de ser víctima de un ataque cibernético. A su vez, según la nueva normativa – Reglamento UE 2016/6779 – las empresas quedan obligadas a informar sobre las brechas de seguridad y notificar a terceros la violación de datos.

Por ello, desde Ores y Bryan les invitamos a que visiten nuestra web y solicite así información sobre nuestro seguro de ciberriesgo a fin de proteger a su empresa del robo de datos (https://www.oresybryan.com/por-que-contratar-un-seguro-de-ciberriesgo/)

¡¡NOS PREOCUPAMOS POR TI!!