Por Marisa Villacorta.

Estar implicado en las tareas de una empresa, tanto si se es autónomo como Pyme, puede acarrear una serie de responsabilidades y obligaciones de las que todo empresario debe ser responsable de forma directa e indirecta.

Sin embargo, con la contratación de un seguro de responsabilidad civil, las consecuencias que pueden recaer sobre los empresarios por daños a terceros son resueltas por la Aseguradora. Un seguro de responsabilidad civil es el que tiene como fin garantizar al asegurado frente a la responsabilidad en que pueda incurrir ante terceros por actos de los que sea responsable y proteger, así, su patrimonio. La responsabilidad civil siempre se tiene que enfocar como la responsabilidad por sucesos que ocurren debido a nuestra actividad y dicha póliza cubre tanto daños personales como materiales.

Por ello, cuando contratamos un seguro de responsabilidad civil, es recomendable ser muy cuidadoso a la hora de calcular el capital asegurado, ya que es posible que llegue una reclamación cuya indemnización sea superior al capital contratado en póliza.

Cada vez son más los casos que vemos, en los cuales las indemnizaciones pueden ser muy elevadas. Adjuntamos un caso actual ocurrido en EEUU, que no se aleja de lo que nos vamos encontrando en España cada vez más a menudo.

Desde Ores & Bryan somos especialistas en transmitir a nuestros clientes la importancia de tener la tranquilidad de estar bien asegurada la actividad de su empresa.

¡NOS PREOCUPAMOS POR TI!

 

Fuente: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/01/07/companias/1578413084_691749.html