91 1298 361 - 674 245 781 info@oresybryan.com

Analizando resumidamente la situación económica tanto mundial como nacional y cómo afecta esta misma al panorama empresarial, cabe destacar:
La economía mundial muestra una incertidumbre marcada principalmente por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, además de la política restrictiva que está aplicando esta última.
En el marco europeo está claramente marcada por el inminente Brexit, el cual afectará directamente a los mercados.

En cuanto al ámbito nacional, hay un preocupante crecimiento en el volumen de empresas que se encuentran en concurso de acreedores respecto a ejercicios anteriores, todo parece apuntar a que este comienzo de año se mantendrá la trayectoria; se empiezan a vislumbrar los primeros síntomas de desaceleración de la economía en nuestro país, los pagos a crédito cada vez tienen un mayor aplazamiento, a las empresas les cuesta más pagar y, por tanto, también cobrar sus facturas.

Es aquí cuando actúa el Seguro de Crédito, este producto ayuda a las empresas que lo contratan ofreciendo una gran seguridad en los cobros, ya que, si no liquida la factura el deudor lo hace la compañía, estimulando la actividad del asegurado al realizar una mayor producción y comercialización de sus productos o servicios sin la incertidumbre de una operación a crédito no asegurada.
Existe una amplia gama de productos que se adaptan a todo tipo de empresas, ya sean consideradas como PYMES o como grandes empresas e independientemente del sector empresarial en el que desarrollen su actividad.

Con la necesidad productiva en la actividad comercial, el principal método de financiación de cualquier empresa es a través de sus proveedores, si se retrasa o falla el pago, actúa como una cadena y afecta a toda una red de empresas.

Uno de los sectores más afectados es el de la construcción, hay varios ejemplos de empresas de gran calibre en el ámbito nacional que se han tenido que declarar en concurso de acreedores en este sector, ya sea por una financiación indebida, una incorrecta previsión, problemas de liquidez o impagos de sus clientes, como por ejemplo RIVERVIAL, BYCO, ALDESA, etc.

A día de hoy, es imprescindible disponer del asesoramiento y herramientas adecuadas para el buen funcionamiento y la trayectoria correcta de una empresa.

Por Samuel García