91 1298 361 - 674 245 781 info@oresybryan.com

La compañía de seguros Chubb nos da unos pequeños consejos para mejorar y asegurar que nuestro trabajo desde casa se está haciendo con la seguridad necesaria.
Los ciberdelincuentes, son conscientes de que cuando se conectan un gran número de usuarios en red, estos interactúan con la tecnología de diferentes maneras. En ocasiones, para algunos puede ser la primera vez que utilizan un tipo de red o de software. A menudo, los ciberdelincuentes se aprovechan de dichas situaciones, valiéndose del engaño para acceder a todo tipo de información sensible. Al mismo tiempo, los equipos informáticos y operativos de las empresas tienen que dedicar largas jornadas a mantener las redes en continuo funcionamiento, lo que puede afectar a su capacidad de detección de la actividad maliciosa de una forma rápida.


1. Anticípate a problemas de recursos informáticos tanto desde la perspectiva personal como desde la tecnológica.
Cuando un número elevado de usuarios se conecta en remoto, los servicios de atención al cliente se enfrentan a un volumen enorme de llamadas, por lo que se necesitan más recursos fuera del horario de trabajo habitual. Al mismo tiempo, se ponen a prueba el ancho de banda de la red, la capacidad de almacenamiento de datos y la potencia de procesamiento. A pesar de este aumento de tráfico, la atención a los detalles no puede verse mermada.
2. Asegúrate de que tu red, tu software y tus aplicaciones están actualizadas.
3. Asegúrate de que los recursos estén en orden antes de que se produzca un incidente.
4. Comprueba tus políticas actuales y aplica las excepciones de seguridad necesarias.
Pon en marcha un proceso exhaustivo de comprobación para garantizar que esas excepciones estén minuciosamente controladas y se resuelvan.
5. Emplea la autentificación de múltiples factores.
El inicio de sesión tradicional con usuario y contraseña es un blanco fácil para los ciberdelincuentes. Recurre a la autentificación de múltiples factores para tus cuentas siempre que sea posible. Ello requiere proporcionar al menos dos métodos de autentificación, prueba o identificación, previo acceso a la información protegida, dotándole de una segunda barrera de seguridad frente a la actividad criminal.
Dicho nivel de protección adicional resulta especialmente importante cuando un gran número de usuarios se conectan a redes de forma remota, proporcionando a los ciberdelincuentes más puntos de acceso a través de los que vulnerar redes privadas.
6. Conectarse a Internet desde una red segura.
7. Emplea buenas contraseñas.
8. Accede únicamente a enlaces, archivos adjuntos y programas descargables de fuentes fiables.
9. Verifica los enlaces antes de compartir información importante.
10. No contestes a solicitudes de información de fuentes desconocidas, especialmente si exigen información identificativa o contraseñas.