El Consejo de Ministros aprobó el pasado 19 de mayo el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética con el fin de ser aprobado por los grupos parlamentarios en las Cortes, proyecto que según el gobierno se podría traducir en un incremento del PIB entre 16.500 y 25.700 millones de euros anuales. Las expectativas son altas y es por ello que el gobierno destinará al menos 450 millones de euros para financiar los costes del sistema eléctrico previstos en la Ley del Sector Eléctrico, que se refieran al fomento de las energías renovables.

El Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) que señala las bases para hacer cumplir los objetivos que se establecen en el proyecto de Ley de Cambio Climático determina que España tendrá que alcanzar la neutralidad climática para 2050. También determina la reducción para 2030 de las emisiones de al menos un 20% con respecto a 1990, la creación de empleos de 250.000 a 365.000 para 2030 y, la disminución de la dependencia energética del extranjero del 74% al 59% entre otras.

Otra buena noticia con la que nos levantábamos el pasado martes era la publicación del nuevo informe de IRENA (Agencia Internacional de Energías Renovables) el cual revelaba el abaratamiento progresivo de las energías limpias que provocará la paulatina desaparición de las plantas de carbón.  El Director General de IRENA, Francisco La Camera, exponía Hemos llegado a un importante punto de inflexión en la transición energética. El argumento de la generación de energía de carbón existente es tanto ambiental como económicamente injustificable. La energía renovable es cada vez más la fuente más barata de electricidad nueva, ofreciendo un enorme potencial para estimular la economía mundial y creando empleos de calidad. Las inversiones renovables son estables, rentables y atractivas, y ofrecen rendimientos consistentes y predecibles, al tiempo que ofrecen beneficios a la economía en general». Actualmente en Europa y EE. UU. las plantas en desmantelamiento o en suspensión ya superan a las nuevas construcciones.

En cuanto a cifras, se establece que para llegar a reducir al 100% las emisiones de carbono la inversión necesaria ascendería a unos 130 billones de dólares. En particular, para la transformación del sistema energético se estima un coste aproximado de 19 billones de dólares, que generaría unos beneficios estimados para 2050 de como mínimo 50 billones de dólares.

A nivel nacional, estamos en el punto de mira del sector, el nuevo informe “Renewable Energy Country Attractiveness Index (Recai)” elaborado por EY la sitúa en el puesto 11 de los países más atractivos para la inversión en renovables y con mayor proyección de crecimiento gracias principalmente a la aprobación del Proyecto de Ley de Cambio Climático presentado por el Gobierno. Sin lugar a duda tenemos mucho a nuestro favor para convertirnos en uno de los principales países que lidere la revolución industrial verde.

Desde el departamento de Fianzas de Conexión a la Red Eléctrica de Ores & Bryan estamos siempre al día de todas las novedades del sector para ofrecerle el mejor servicio a nuestros clientes y apoyarles durante todo el proceso en el desarrollo de sus proyectos.