El objetivo principal de este texto es analizar el comportamiento de las empresas en la toma de decisiones frente al riesgo. Se entiende por riesgo empresarial cualquier circunstancia, suceso o evento adverso que impide el normal desarrollo de las actividades de una empresa y que, en general, tienen repercusiones económicas para sus responsables.

Dada la situación actual, aumenta el riesgo que las empresas tienen que asumir; numerosos expertos hablan de cifras preocupantes como consecuencia del COVID19 en la economía española, el Banco de España prevé una caída entre el 15% y el 18% del PIB en 2020, la tasa de desempleo ascendería hasta el 25% y los concursos de acreedores aumentaría en un 246% respecto al ejercicio anterior.

Más allá de estas cifras agoreras que parece que nos deparan, todo apunta a que el próximo 22/06/2020 la mayoría de las provincias pasará a nueva normalidad, y con ella el retorno de la actividad.

Muchas empresas desearan recuperar su facturación anterior a la mayor brevedad posible para poder sobrevivir a los datos expuestos más arriba, de esta manera entran en acción la toma de decisiones y el riesgo en las operaciones comerciales. En 2020 habrá una gran cantidad de empresas que empeorarán su comportamiento de pagos como consecuencia de este bloqueo de actividad, y lo más conveniente en la actualidad no es vender más, sino poder tener la seguridad de cobrar las facturas pendientes de tus clientes.

Asimismo, desde Ores y Bryan queremos aportar unos detalles a tener en cuenta que pueden ayudar a minimizar los riesgos:

  • Análisis DAFO:

Permitirá averiguar a fondo las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de la empresa y una vez definida la estrategia, tomar decisiones.

  • Aprovechar la comunicación de las redes sociales:

Comunicación ágil y fluida con sus agentes directos. Son un elemento clave para afianzar la imagen de marca, manejar la reputación y mantener el contacto con los clientes de una manera rápida y económica.

  • Contratar un seguro de crédito:

El seguro de crédito es una valiosa herramienta para protegerse de los impagos y un instrumento que ayuda a subsistir a los negocios, favoreciendo la toma de decisiones por la menor exposición frente al riesgo comercial.

  • Acceso a información de calidad:

Tener información actualizada de la situación económica y financiera de tus clientes es primordial para ajustar tu estrategia y tomar una decisión, en momentos marcados por la incertidumbre, contar con una herramienta como esta, permite ofrecer respuestas claras basadas en datos reales y actualizados.

  • Producción bajo demanda:

La crisis anterior (2008) nos enseñó que puede ser positivo trabajar bajo pedido e incluso asegurando el cobro por adelantado, evitará posibles problemas con la acumulación de stock.

  • Aumento de liquidez:

El punto que considero más relevante para la viabilidad de una empresa es asegurar la liquidez ajustando los activos y los pasivos a corto plazo, para que no haya problemas en cuanto llegue el vencimiento más cercano de las deudas. Algunas de las estrategias más útiles para incrementar la liquidez son: aplazar el pago de impuestos, solicitar un préstamo ICO si la empresa sea solvente.

  • Liberar stock:

Al haberse paralizado la actividad varios meses, es posible que haya acumulado stock al que no pueden dar salida fácilmente, con la vuelta a la actividad la estrategia más común es lanzar precios especiales, promociones, otra estrategia sería reducir los plazos de almacén para evitar un prolongado estado de almacenamiento. El objetivo es conseguir liquidez a la mayor brevedad posible.

  • Negociación con proveedores:

Elemento clave para que la empresa sea estable y opere con normalidad, se puede negociar la flexibilidad en los plazos, condiciones de pago que nos beneficien, por ejemplo, el descuento por pronto pago.

Esperamos que estos consejos sirvan de utilidad y ayuden a la toma de decisiones en la exposición al riesgo y que contéis con el servicio de asesoramiento de Ores & Bryan para tratar estos temas de seguros de crédito.