Lo primero que quiero con este artículo es explicaros cuáles son las empresas zombis, y que características tienen:

  • Es una compañía incapaz atender los intereses que generan sus préstamos con los beneficios que genera año a año.
  • Aquellas empresas que se mantienen vivas por las ayudas públicas o por los avales que los estamentos públicos les facilitan.
  • También aquellas empresas, que, aunque están para presentar concurso, la moratoria aprobada por el Gobierno por el COVID-19 evita que lo presente.

Por tanto, hemos creado una economía zombi, con tanto ICO y tanto Erte, en donde han crecido los muertos vivientes del 9,2% del 2019 al 17,6%, según un estudio de Iberinform.

El Gobierno de la Nación es consciente de que se enfrenta a un gran problema, como expuso Oscar Arce, director general del Banco de España, indicando que el 35% de las pymes son vulnerables y hasta el 18% son insolventes.

Pero Nadia Calviño quiere salvar a las empresas viables, ¡pero no quiere gastar los pocos recursos que le quedan en la resurrección de los muertos!, y la recuperación de la economía dependerá de salvar el tejido productivo dañado por el virus para los próximos años.

La pregunta es ¿cuántas de las insolventes son inviables? Según Arce entre el 6 y el 10%.

Según la Ministra de Economía y Empresa las ayudas llegarán en marzo, para rescatar aquellas empresas insolventes pero que son viables después del COVID, pero ese es otro artículo. ¡Nos jugamos mucho!