952 210 204 - 674 245 781 info@oresybryan.com

Entendida como el cambio estructural de los sistemas energéticos con un horizonte temporal a largo plazo, la transición energética se postula como un reto a alcanzar por los diversos Gobiernos siendo además uno de los objetivos prioritarios por la UE. Para ello, se precisará del esfuerzo, individual y colectivo, de sociedad, gobiernos y sector eléctrico, posicionándose éste como sector estratégico para lograr el deseado cambio estructural.

Actualmente, según informe de la UE, en torno al 12% de la electricidad que se consume en nuestro continente se genera a partir de la energía eólica y se prevé que a partir de 2030 dicha cifra pueda aumentar hasta el 21%. Nuestro país se beneficia también de esta fuente de energía dado que la eólica será la primera en potencia instalada (30%) en 2030.

Bajo la rúbrica Energía limpia para todos los europeos” se establecen los puntos clave para poder poner en práctica lo establecido y prometido por la UE en la cumbre que se celebraba en París el pasado año 2015, suponiendo ello un punto de inflexión en el escenario energético europeo. El objetivo principal no era otro que la reducción de un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) con un límite temporal hasta 2030. En este sentido estamos ante uno de los paquetes legislativos más potentes y significativos de índole energético elaborado por la UE.

El alcance de los objetivos de reducción de emisiones establecidos por la UE supondrá una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos así como se postulará como una fuente de beneficios económicos para las economías en general y los hogares en particular. Podremos ser así receptores de un suministro eléctrico de mayor calidad, limpio y más económico, llegándose a reducir las tarifas en, aproximadamente, 35% a la media actual en 2030 o 52% en 2050.

A raíz de la novedad legislativa, se imponía la obligación a los miembros de la UE de elaborar los denominados planes nacionales de energía y clima. Así, nuestro Gobierno, el pasado mes de Febrero se hacía eco de todo ello publicando el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (en adelante PNIEC 2021-2030), ya remitido a la Comisión Europea para que a finales de 2019 se pueda publicar la versión definitiva del mismo.

Estamos así ante un acontecimiento relevante dirigido hacia una planificación energética de índole ambiciosa, flexible, segura, ordenada, eficiente y, por encima de todo ello, sostenible a nivel económico.

Los objetivos así planteados en el PNIEC 2021-2030 son los siguientes:

  • Reducción de las emisiones de GEI del 21% respecto de los niveles registrados en 1990 a fin de convertir a España en un país totalmente neutro en carbono. Esto supone pasar de los 340,2 millones de toneladas de CO2 equivalente (MtCO2-eq) emitidos al finalizar el año 2017, a los 226,737 MtCO2-eq en 2030. Del mismo modo se prevé que para 2050 la reducción sea del 90%.
  • Alcanzar una cuota de renovables del 42% sobre la energía final, por encima del 32% establecido por la UE.
  • Mejora de la eficiencia energética del 39,6%.
  • La generación del sistema eléctrico a partir de energías renovables se situará en torno al 74%.

El impulso de la energía eléctrica así como el fomento del resto de energías renovables favorecerá la deseada y perseguida descarbonización así como impulsará la eficiencia energética (menor dependencia energética y mejora de la balanza comercial).

De esta forma, nuestro país se sumaría a la lucha contra el calentamiento global y cambio climático (combatir que la temperatura de nuestro planeta aumente +2 grados centígrados) dado que el fin último de todo ello, tal y como muestran las bases de nuestro PNIEC 2021-2030, es disminuir (hasta erradicar) la dependencia de combustibles fósiles y se visione y establezca un FUTURO MÁS RENOVABLE.

Emisiones CO2 equivalente por sector. Histórico y proyección a 2030

Todo, en su conjunto, permitirá una modernización de nuestro país y nuestra economía logrando así una descarbonización de la misma. Como resultado de todo ello, el producto interior bruto (PIB) también se verá afectado dado que podrá experimentar un crecimiento entre 19.000 y 25.000 M€/año entre 2021 y 2030, teniendo ello además un impacto muy favorable en el mercado laboral español, bastante perjudicado los últimos ejercicios por los ciclos económicos experimentados.

En este sentido, es preciso destacar el potencial tecnológico de nuestra economía como ventaja competitiva para poder hacer de la teoría normativa una realidad favorecedora.

Es por ello, y con el fin de alcanzar los objetivos propuestos en el borrador, Red Eléctrica de España (REE) concentra sus esfuerzos en la consecución de una serie de retos imprescindibles para que la transición energética pase a ser una realidad, tal y como se expone en el informe propio publicado por dicha operadora energética            (https://www.ree.es/sites/default/files/11_PUBLICACIONES/Documentos/Transicion_Energetica.pdf)

Como transportista único y operador del sistema (TSO) en España, Red Eléctrica de España (REE) asegurará el correcto funcionamiento y asegurará la continuidad y seguridad del suministro. Juega así un papel decisivo en la perseguida transición energética.

Es así que estamos en un año totalmente favorecedor y con altos niveles de optimismo donde esperamos se puedan alcanzar los objetivos propuestos a fin de avanzar hacia un futuro sostenible garantizando a las generaciones futuras un escenario que invite a la inversión en energía renovable.

Por ello queremos dar a conocer nuestra oferta en seguros de conexión a red, configurándose como las garantías que exige el Estado como medio para garantizar que el promotor del proyecto no desista y pueda así colaborar con la AAPP mientras que se construye la planta.

Para poder contratar nuestra garantía no tendrá más que acceder a nuestra web de Avales y Fianzas como división especializada de Ores y Bryan (https://www.avalesyfianzas.com/fianzas-de-conexion-a-la-red-electrica/) y cumplimentar el cuestionario que en la misma puede encontrar.

Una vez cumplimentado recibirá una propuesta de línea de aval, exigiéndole así el resto de documentación necesaria para la formalización.