El seguro de crédito es aquel que tiene por objeto garantizar el cobro por parte de una persona física o jurídica de los créditos a su favor cuando se produce el incumplimiento de pago por la insolvencia de sus deudores, es un seguro que se utiliza especialmente para cubrir el riesgo de impago (siniestro) en las operaciones comerciales en la gran mayoría de países.

Nos encontramos con diversas opciones en el mercado, y muchos de nuestros clientes tienen dudas de qué seguro de crédito se adapta a sus necesidades.

Lo primero a tener en cuenta es que el control del riesgo financiero está basado en la premisa de que es posible prever la pérdida y protegerse contra la misma de forma organizada y económica, teniendo en cuenta que toda reducción del riesgo se apoya en tres pilares básicos: control, retención y transferencia.

Entonces, ¿Cómo saber que opción del mercado se adapta a mi necesidad?

Pues vamos a tratar de aclararlo con las siguientes pautas:
  • Prevención.
  • Indemnización.
  • Recobro.

Lo primero que hay que tener claro a la hora de contratar este tipo de seguro de crédito es “querer” adecuar tu negocio a la “prevención” que este producto permite, ya que es fundamental.

Sí, como dice el dicho: “Es mejor prevenir que curar”, esta idea es muy importante a la hora de desear contratar este seguro. Esto es necesario tenerlo claro debido a las fluctuaciones de la coyuntura económica actual y futura. Todas las compañías aseguradoras, a la hora de asignar crédito a los compradores a cubrir, tienen decenas de indicadores a tener en cuenta antes de tomar una decisión. muchos de esos indicadores no se ven a simple vista, pero es algo que complementa la visión comercial y por tanto, es vital para cualquier compañía para encontrar el equilibrio con la visión financiera de un comprador, y de esa forma “prevenir” posibles impactos futuros.

Lo segundo es saber el proceso de Indemnización. Este es quizás lo que más atrae de contratar este tipo de seguro, y realmente es vital, pero sin olvidar que siempre hay una parte o porcentaje de las deudas que no se indemniza. Esto depende de las compañías de seguros ya que en unas más y en otras menos, pero que requiere de un análisis pormenorizado de los siniestros antes de presentarlos. De ahí la importancia de la formación de las personas implicadas en el proceso de presentación de un siniestro para evitar cualquier tipo de problema a la hora de indemnizar cualquier deuda producida.

Y lo tercero es tener clara la gestión de recobro que este tipo de producto pone a disposición del tomador del seguro, y que cada compañía tiene sus distintas maneras de proceder. La gran mayoría de interesados en este tipo de seguros no tienen claro la importancia de este servicio pero es algo que hay que tener muy en cuenta a la hora de decidirse por una compañía aseguradora o por otra, ya que hay grandes diferencias y lógicamente, hay que dejar claro como procede cada compañía para poder tomar la mejor decisión.

En Ores y Bryan somos lideres en gestión integral de estos riesgos comerciales, y especialistas en estudio, diseño e implementación de programas de seguro de crédito. Ponemos a disposición de cada cliente el mayor abanico de coberturas y servicios del mercado para ayudarle a proteger la cuenta clientes y gestionar sus riesgos financieros.