952 210 204 - 674 245 781 info@oresybryan.com

Tras numerosos años de crisis, se puede analizar con un resultado positivo al balance externo que tiene España.

España encadena su sexto año consecutivo con superávit externo, pese a la debacle sucedida en 2007, en los que casi se sitúan en el 100% del PIB.

La capacidad de financiación a nivel nacional se ha ido reduciendo año tras año, aunque en el 2017 se ha visto reducida en un porcentaje menor, únicamente en 0.1 punto porcentual, debido al incremento del precio en los combustibles fósiles que ha hecho que el dinero destinado al abastecimiento energético se incremente con respecto a 2016.

Este crecimiento se explica con un ciclo económico en expansión y los superávits exteriores además de factores transitorios como: los bajos niveles de interés que existen en el mercado.

Pese a esto se espera que el equilibrio externo de España llegue a una linealidad con la expansión del PIB según los economistas. Este equilibrio se espera conseguir con la internacionalización que esta teniendo la industria textil española acompañada de un alza en la competitividad.

Además, según el informe del Banco de España, se puede observar la sustitución de la importación de productos por el consumo de productos nacionales. El Instituto Español de Comercio Exterior e Inversiones (ICEX) publicaron datos sobre el crecimiento de las empresas españolas en el extranjero en el que se denota un repunte de casi el 9% en materia de exportación y de cerca de un 2% de exportadores estables, la mejora con respecto al 2008 es cercana al 27.5%.

El crecimiento en nuestro país se debe primordialmente a la importancia del sector servicios (en especial el turismo) que obtuvo un saldo positivo del 4.8%.

Finalmente, analizando la evolución de España desde el 2007 hasta la actualidad, se observa en primera instancia unos productos y servicios en los que España no era capaz de comercializar debido a costes o calidad y de ahí el déficit exterior que imperaba. La evolución ha sido más que positiva debido a la bajada del déficit en la balanza comercial de bienes, superávit en la balanza de servicios y cuenta de capital.