952 210 204 - 674 245 781 info@oresybryan.com

En qué consiste:

El modus operandi es una empresa que realiza muchos pedidos en poco tiempo a varios proveedores con la intención final de desaparecer con la mercancía sin pagarla. Hay dos modalidades en cuanto a la empresa:

  1. El estafador crea una empresa nueva al frente de la cual suele colocar a alguna persona marginal, sin antecedentes en bases de datos de morosidad.
  2. Utilizan empresas antiguas más bien inactivas, con buen historial, lo que le permite obtener crédito en las distintas aseguradoras. Se suelen registrar múltiples cambios en su domicilio social, actividad, accionistas…

Funcionamiento:

  1. El primer contacto lo inicia la empresa en cuestión y se suele producir por teléfono, móvil, fax, o desde una dirección de correo electrónico, normalmente gratuita, solicitando precios que en la mayoría de los casos el comprador ni negocia. La web del vendedor o alguna feria son los motivos principales por los que dicen conocer los productos.
  2. El comprador confirma enseguida pequeños pedidos de prueba o muestras que paga al contado para generar confianza. Los siguientes pedidos, de más envergadura, llegan al poco tiempo, siempre por fax o teléfono, y ya con el pago diferido a un plazo normalmente corto o entrega de pagarés. La dirección de entrega del material no suele coincidir con la fiscal, y en muchas ocasiones el propio comprador recoge la mercancía o se entrega en plataformas logísticas.
  3. Según la experiencia de Ores y Bryan, los sectores más afectados por estafa son: productos alimenticios y perecederos (carne y pescado, frutas y verduras, aceite, vino, jamón, etc.) componentes y consumibles informáticos, papel y, en general, todo cuando puedan cargar en un camión y transportarlo para su venta. Es reseñable que verano y navidad son fechas de repunte en este tipo de actividades.
  4. Al vencimiento del plazo de pago, la empresa ha desaparecido y los interlocutores son ilocalizables.

Recomendaciones de Ores y Bryan:

  • Desconfiar en general de los clientes que pegan a tu puerta, máxime en los tiempos de competitividad extrema que atravesamos.
  • Averigua si este cliente es conocido en su entorno profesional o sectorial y si actúa igual con otros proveedores.
  • El departamento comercial del vendedor, por su proximidad a la calle, debe provocar un encuentro presencial con él, y en todo caso, intentar contrastar la información sobre el mismo.
  • Para ello, aconsejamos utilizar Street View en Google Maps a fin de verificar las direcciones, tanto fiscales como, sobre todo, de entregas propuestas. Huir de zonas aisladas, locales con aspecto abandonado, sin carteles…
  • Para detectar los múltiples cambios registrales a los que hacemos referencia en las empresas del punto B, es aconsejable disponer de informes de pago, o bien consultar páginas gratuitas. Una especialmente recomendable es www.empresia.es

Desde Ores & Bryan queremos comunicar que efectuamos jornadas por toda la geografía española para informar sobre todo tipo de estafas o timo que una empresa puede llegar a tener.

 

¡¡NOS PREOCUPAMOS POR TI!!